La dona invisible que vesteix de lila

La meva foto
Viena, Austria
No sé si va ser el dia que vaig veure representada "Carta a una desconeguda", d'Stephan Zweig al teatre Borràs de Barcelona o si potser va ser la meva estada a Viena el setembre de 2009. El cert és que la decisió de venir a la capital austríaca respon a motius purament filosòfics i d'impuls vital. O potser no, potser només busco i busco, sense saber ben bé què. I tinc ganes de compartir tot el que em passi pel cap amb vosaltres. Espero que tingueu paciència i que em visiteu moltes vegades.

12 de set. 2010

Productes de la Terra Viva

Si alguna cosa he après vivint a Àustria és que la consciència ecològica i l'amor als productes de la terra estan molt més accentuats en aquest racó de món. Al súper sempre hi ha la possibilitat de comprar productes BIO i no necessàriament a preus poc assequibles. Acompanyats de bons amics i amigues avui hem anat a fer una volta per la fira que organitza dues vegades l'any la cooperativa Adamah (que vol dir en hebreu "terra viva"). Aquesta vegada tocava celebrar la vinguda de la tardor amb productes conreats de manera respectuosa amb el medi ambient, de tot tipus. Des de cistelles:



Fins a formatges:



passant per verdures i fruites de temporada, carn, embotits, pastissos, palatschinken i Sturm!



Hi ha hagut música, balls, orquestra, jocs, hem dinat a l'aire lliure i al final també han caigut algunes compres (sempre de manera responsable, és clar). Sopa de carbassa, mel de flors i Tzatziki!



La tardor ha arribat! A gaudir-ne amb salut!

20 comentaris:

ROSALIA ha dit...

Aquí son productos un poco caros para consumir a diario. La miel de flores la probé y es exquisita.
Besos amiga.

nomás por fun ha dit...

Seran igual de bones, però prefereixo el nom de crêpes, aixó de que palatschinken derivi de placenta...

I la beguda color granat/bordeus?
Suc de nabius?

Per cert; la dona invisible s'ha fet visible darrera dels formatges?

Sigui com sigui, quin verd llampant!

Bona
setmana
amiga
llunyana

lemaki ha dit...

No sé en qué momento se puso de moda que continuar con las tradiciones era una pérdida de tiempo. Cuando era pequeña mi madre conservaba en tarros de cristal el tomate, los pimientos asados, hacía mermelada de melocotón, melocotón en almíbar...

Ahora, con las prisas, llevar una rica e abundante vida social y cultural, viajar y el ordenador (mucho ordenador e internet), hemos abandonado sanas y buenas costumbres. Bueno, también nos hemos alejado del campo y de la vida rural, de los frutos, de guardar y almacenar los productos del tiempo...

recuperar esas tradiciones tienen mucho valor, no solo sentimental sino para ganar calidad de vida.

Tus post son siempre muy amables e interesantes.

saludos.

Dona invisible ha dit...

Rosalía, es cierto, en España estos productos son mucho más caros que el resto. Cuando vivía allí lo veía como algo exótico a consumir esporádicamente. Ahora lo contemplo como una preferencia...
Besos!

Nomás por fun, hahah Doncs et prometo que a mi m'agraden més els Palatschinken! Són com els crêps, però una mica més consistents ;-))
La beguda color granat és l'Sturm, només es consumeix a la tardor i és típicament austríaca. Està boníssima! Però s'ha de vigilar de no abusar-ne, ja que té força alcohol!
:-)) La de verd no sóc jo!!! Algun dia posaré la meva foto, però de moment continuo invisible. Bé, se m'intueix una mica. La foto que hi ha al perfil és del setembre passat (aviat farà un any!), quan vaig estar a Viena per primer cop. Ara estic una mica canviada...
Bona setmana per a tu també! Endavant!

Lemaki, muy cierto. Supongo que las prisas, el estrés... todo eso que suena tan actual no deja lugar a las cosas realmente importantes. Aquí en Austria, sin embargo, muchas familias se toman su tiempo para seguir con esas tradiciones: mermelada, conservas, etc., ya que el invierno es muy largo...
Ahora parece que hay movimientos que reivindican esas sanas costumbres: por ejemplo, las verduras deben consumirse del tiempo, y no exportadas de manera artifical y contaminante. Y es que la salud es lo primero!

Gracias por leerme.

Un abrazo!!!

nomás por fun ha dit...

Se t'intueix una mica?
...Esclar!
Se t'intueix com t'estàs posant de bé amb el palastchinken!

http://www.youtube.com/watch?v=P0m0OhvYU_w&NR=1

A manca de més dades, provisionalment, et poso la cara de Joan Fontaine al 31 anys, l'edat que tenía al rodar "Letter from an unknonw woman".

Gràcies per la teva simpatía.

NORMA ha dit...

Dona invisible, yo utilizo jabón ecológico para ducharme, es más caro pero vale la pena. Lo compro en una tiendecita de Zaragoza. Son de rosas, aloe vera...¿había jabones allí?
Un saludo maja.

Una mujer y mil imágenes, Arlette ha dit...

Mira, precisament l'altre dia vaig anar a una tenda ecològica per comprar fruita i verdures i sí és més cara, però m'agrada el què compro.

La meva cosina viu a la Vall d'Aran i té un hort i el dissabte que ens vam trobar va portar productes de l'hort i...brutals!

Així que vida sana i bones còstums!

Nuria ha dit...

Mi hermana, que lleva viviendo más de 10 años en Francia, también está contagiada de esa conciencia ecológica y del gusto por los productos BIO, que allí se consiguen también sin problema y no son mucho más caros que los productos sin esa certificación.
La verdad es que en mi región, Galicia, los productos BIO son relativamente fáciles de conseguir y los precios también son similares, lo que pasa es que para conseguirlos hay que ir al mercado de abastos y, la verdad, siendo el mercado de mi ciudad, no me apetece nada.
Besos

Laura Uve ha dit...

Dona Invisible: me gusta visitar estos mercados... mi producto estrella es la mermelada, soy una entusiasta de ella y siempre procuro comprar por el Pirineo. La miel también me gusta mucho.
De todas formas creo que es complicado producir de forma respetuosa con alimentar a toda la población del planeta. Mi padre me lo explicó en una ocasión (ya he dicho que el tenía un huerto que cultivaba de forma natural), cuando se cultivaba sin productos químicos, sólo comían fruta y verdura los ricos. Desgraciadamente han sido los abonos químicos, insectidas, etc. lo que ha permitido aumentar la producción y generalizar el uso de estos productos... creo ehhhh...... Como siempre todo es más complejo de lo que parece...
Un abrazo...

Dona invisible ha dit...

Nomás por fun,
noooooo, aquesta vegada no vaig menjar Palatschinken, el que hi ha a la taula és el que es va menjar una amiga! Ara, que jo no em vaig quedar curta amb el meu pastisset de prunes :-) mmm! Joan Fontaine, mare meva, quin honor!!! Oh, aquella novel·la en forma de carta és digna de tornar a llegir.
Gràcies!

Norma, sí que había jabones también, de distintos aromas. Si al cuidar tu piel, además proteges el medio ambiente, vale la pena pagar, claro que sí!
Un abrazo.

Arlette, res com tenir un hort propi! Tens sort de tenir família que te'n pugui proporcionar menjar. Jo a casa sempre he après que potser no tindrem cotxes espectaculars o grans mansions, però amb el menjar mai hem regatejat. És la nostra salut!
Una abraçada.

Nuria, está claro. La vida diaria nos arrastra y si resulta que tenemos que hacer doble esfuerzo para comprar la comida, seguro que vamos a acabar desistiendo. Cuando vivía en Barcelona, al principio también compraba en el mercado, pero tenía que ir los sábados porque trabajaba y al final me cansé y fui a lo "fácil", al super que cerraba a las 9 de la noche. Pero aquí no tengo excusas, supongo que en Francia debe ser más o menos lo mismo...
Besos!

Laura Uve, es cierto que es mucho más complejo de lo que parece; pero un sistema que se base en producir y en la ley de la oferta y la demanda y que sólo tiene como objetivo aumentar beneficios... está demostrado que no es válido, porque estos recursos son limitados y si no se respeta el planeta, esto se va a acabar hundiendo. Creo que esta explosión del consumo de masas (años 60) acabó pasando una dura factura ecológica que todavía estamos lejos de acabar de pagar. No sé... igual peco de ingenua, pero creo que los "consumidores" en este caso tenemos mucha fuerza si todos vamos a una; aunque es tarea un rato difícil.
El tema da para mucho efectivamente. Te recomiendo, si no lo has visto, el documental Monsanto, que habla sobre los transgénicos, eso sí que dá miedo.

Un abrazo!!!

Elisabet Pérez Besa ha dit...

Hola Dona Invisible. Quan vinguis a Tarragona et deixaré tastar la melmelada que vam fer amb les prunes de l'hort del meu pare... fliparàs! heheheh
Continuo dient que aquests reportatges vienesos són súper interessants. Gairebé podré dir que ja hi he anat.

Petons!!!
Eli

Dona invisible ha dit...

Eli! M'encantaria tastar aquesta melmelada de prunes de l'hort del teu pare!!! I ja vindràs a Viena en persona, ja... :-))
Petonets!

nomás por fun ha dit...

http://lemonpoplemontree.blogspot.com/2010/09/leonard-cohen-me-hizo-feliz-cuando.html#comments

Una raressa d'en Leonard.
A la terra del poeta es va avenir a gravar la cançó...que m'ha fet pensar en l'amiga de Viena.

Val la pena passejar, quan tinguis temps i ganes, pel blog lemonpop lemontree.
Hi trobaràs d'altres joies.
Que disfrutis!

Dona invisible ha dit...

Ei, nomás por fun! Aquests fragments de Leonard Cohen són espectaculars! Quin regal! Investigaré aquest bloc que em recomanes, sens dubte.
Gràcies!!!

Laura Uve ha dit...

Sí, sí, de acuerdo en todo lo que dices. El desarrollismo y el despilfarro de los recursos es un desastre de dimensiones inimaginables (creo que sólo vemos la punta del iceberg). Es verdad que los consumidores tenemos mucho que decir pero no soy tan optimista en que sepamos utilizar nuestra fuerza. Ojala...
Un abrazo

Jaume ha dit...

Va ser un molt bon dia! Segur que algú que jo me se s'haurà plantejat seriosament aprendre a parlar castellà ;).

Dona invisible ha dit...

Laura Uve, de hecho yo también pienso que no utlizamos nuestra fuerza como debiéramos. Pero se ha demostrado que, cuando sí se ha sabido utilizar (pienso, por ejemplo, en las acciones de los consumidores concienciados con respecto a los productos Nestlé), los efectos han sido fulminantes. Aunque, como siempre, no utilizamos casi para nada esta fuerza.
Un abrazo!

Jaume, sí, va ser un diumenge ben aprofitat! hehe... el pobre s'haurà de posar les piles per aprendre, o si no caldrà recórrer a la cervesa i no és plan :-P
Petons.

LLONXANA ha dit...

Una entrada ecológica a la par que sumamente apetitosa. Veo que el palatschinken es como las crepes (frixuelos en mi tierra) que me encantan pero ahora mismo me gustaría estar escribiendo esto tomando un vasito de sturm.
Si, ya llega el otoño y que mejor manera de celebrar su entrada con una experiencia como la que describes, acorde con la tierra, tierra viva.
Abrazos.

Dona invisible ha dit...

Llonxana, no sabía que los crêps se llamaran "frixuelos" en Asturias. Me ha encantado el nombre! Y, sí, son más o menos igual, sólo que más contundentes :-)
Bueno, a falta de Sturm, buena es seguro una buena sidra de tu tierra.
Un abrazo!

lemaki ha dit...

Gracias por tu comentario. Me ha agradado...

Un saludo.