La dona invisible que vesteix de lila

La meva foto
Viena, Austria
No sé si va ser el dia que vaig veure representada "Carta a una desconeguda", d'Stephan Zweig al teatre Borràs de Barcelona o si potser va ser la meva estada a Viena el setembre de 2009. El cert és que la decisió de venir a la capital austríaca respon a motius purament filosòfics i d'impuls vital. O potser no, potser només busco i busco, sense saber ben bé què. I tinc ganes de compartir tot el que em passi pel cap amb vosaltres. Espero que tingueu paciència i que em visiteu moltes vegades.

29 de set. 2012

L'arribada. St. Petersburg. 9 de setembre de 2012


Edifici de la Universitat molt a prop d'on m'allotjava.

Vaig arribar-hi cap a l'horabaixa, al vespre d'allà i la tarda d'aquí. Les primeres sensacions són difícils de resumir en unes línies: consternació, desubicació, perduda a... St. Petersburg.

El taxi que havia contractat per recomanació de la meva professora russa em porta al que serà el meu apartament durant dues setmanes intenses. És un pis que gestiona l’escola on estudiaré rus. Sembla que el temps s’ha aturat als anys 50 en aquesta tenebrosa atmosfera i en l’aixeta que goteja i goteja sense interrupció. L’olor de molsa i d’humitat no em marxarà en tot aquest temps. I l’estatueta en forma de Déu ortodox que presideix la cuina atrotinada fa la impressió de riure’s de tots els estudiants que passem per aquest habitacle que frega condicions infrahumanes.

En un dels canals, cotxes com aquest se'n podien veure pertot.
Obro la nevera i l’olor nauseabunda em tira enrere. Tanco la porta amb pany. Penso: “ai, mare, la que m’espera, on m’he ficat...” Sóc a la meva habitació grisa i olorosa i em disposo a veure una altra vegada “Melancholia”, des d’aquest ordinador des del qual escric. En aquest ambient aspre, de novel·la de Dostoievski no sembla desentonar la darrera creació de Lars Von Trier.

Al cap d’uns minuts algú intenta obrir la porta del carrer. La porta és de ferro rovellat i s’obre amb una mena de serreta, cosa semblant a la qual no havia vist mai a la meva vida. Després d’uns minuts de tensió i de preguntar-me qui devia ser que arribava a aquelles hores, vaig decidir obrir la porta. Era el meu nou company de pis. Un libanès molt simpàtic amb qui de seguida vam fer bones migues. I de cop la visió del que m’estava passant va canviar per complet. Vam compartir sopar i xerrada i ens vam queixar junts de l’apartament. L’endemà començava el meu curs de rus i m’esperaven noves coneixences i experiències.

16 comentaris:

TRoyaNa ha dit...

D.I.
....per un moment pensava que estava llegint un episodi de terror ....ja,ja....el context perfecte per a veure una peli de l´amic Lars;)
açò promet;)

Dorothy ha dit...

Molt gràfica aquesta primera pinzellada de les teues aventures a Sant Petersburg. Quasi que veig i, sobre tot, oloro el pis. Sort que l'arribada es va arreglar amb el teu company libanès. No em vull ni imaginar aquella primera nit sense haver compartit almenys una rialla abans d'anar a dormir.
Ja tinc ganes de llegir el segon capítol.

Un petonàs

Dona invisible ha dit...

Troyana,
tenia la pel·lícula d'en Lars Von Trier gravada a l'ordinador i em va venir perfecta per aquella tarda. Crec que em va salvar del terror haha, tot i que la pel·lícula no és precisament una comèdia :-)
Propers episodis en breu!

Antígona ha dit...

Pero menuda aventurera estás hecha, Dona, y desde luego, aquí está la prueba de tu confesada pasión por los idiomas. ¡Con lo difícil que, según he oído, es el ruso!

Tu narración me ha recordado a lo que viví en un Interrail que hice hace mil años a nuestra llegada a Budapest. Ya en la estación, un montón de personas con carteles que anunciaban hostales de juventud, desesperados por encontrar clientes. No sé por qué razón nos dirigimos a uno de ellos –quizá fue el que primero nos asaltó–, pero acabamos en una especie de residencia estudiantil, también con aire de haber sido construida hacía demasiadas décadas, con lóbregos pasillos y una legión de cucarachas paseándose por ellos, ¡además de por las duchas y los servicios! En fin, menos mal que sólo estuvimos allí unos cuantos días, que si no me da algo.

Me encantaría ir a San Petersburgo, aunque a este paso, será si acaso cuando me jubile, ¡y si para entonces el sistema de pensiones no ha quebrado, ay!

Espero impaciente la siguiente parte del relato, puedo imaginar perfectamente que la llegada del simpático libanés fuera un alivio en ambiente tan inhóspito. Por cierto, se ha echado de menos una foto de la casa por dentro. Para que nos pudiéramos hacer una imagen más acertada de lo cutre que era :)

Un beso enorme, y espero que estés disfrutando de nuevo de tu querida Viena!

Dona invisible ha dit...

Dorothy, hehe, aquestes són només les primeres impressions, i sí, és tot molt plàstic, molt dels sentits, és la primera experiència que vaig tenir allà. No gaire bona, com es pot comprovar. Però de seguida va canviar. Gràcies al company de pis libanès i al que va venir després.

Petonssssssss

Laura Uve ha dit...

Siempre tengo una sensación rara cuando llego a una ciudad o país nuevo, parecido nos pasó cuando fuimos a Berlín...

Lo bueno es que casi siempre el factor humano compensa y embellece lo material.

Me has intrigado con esta entrada y ya quiero saber la continuación.

Ptnssss

Dona invisible ha dit...

Antígona, jaja, la aventura no está exenta de momentos menos glamurosos :-) Y, sí, loca por los idiomas estoy. El ruso es condenadamente difícil, pero también un reto para mí. Y como no tengo prisa... me lo paso bien.

Tu experiencia en Budapest me suena familiar. En algunos sitios donde he estado, te esperan con un cartelito para llevarte a un albergue o pensión y, ay! si no tienes suerte, pues te meten en una pocilga.
En mi caso en San Petersburgo, subsituye las cucarachas por los mosquitos. Aunque no son tan asquerosillos, les da por picar mira qué cosas y por despertarte por las mañanas! Un día me tapé con la sábana hasta las orejas y qué hicieron? pues picarme en la mano que sobresalía. Al día siguiente la tenía toda hinchada jaja Experiencillas.

Seguro que algún día vas a St. Petersburgo. Ya me contarás.

Jaja, no hay fotos de la casa! No quería llevármela de recuerdo. De hecho, espero olvidarla muy pronto! jaja

La llegada a Viena está siendo dura, pero aún disfruto, sí.

Otro beso muy grande para ti!

Dona invisible ha dit...

Es extraño siempre situarse en una nueva ciudad, pero cuando llegas a otra galaxia, ya es casi una experiencia extraterrenal :-)

Por suerte me encontré con buena gente y eso cambió totalmente mi experiencia.

Ya estoy pensando en los próximos capítulos del viaje :-)

Petonsssssssss

Nuria ha dit...

Me alegro de que lo que parecía iba a ser una estancia no muy agradable, haya cambiado y hayas podido conocer gente interesante con la que has compartido buenos momentos.
Espero la continuación de tu relato sobre estos días que pasaste en San Petersburgo.
Besitos

LaMirandolina ha dit...

Quan les coses són desastroses, que bé que va poder riure una estona! :) El que descrius em recorda un hotel de principis dels noranta a Praga. També era força depriment.

V ha dit...

"Ay mare la que m'espera" Pues ahí estála aventura, la experiencia nueva. Ese cosquilleo ante lo desconocido se habrá desvanecido ya cuando leas estas letras. Resulta francamente estimulante conocer y adentrarse en otra cultura, otra gentes, otros barrios...¿Te atreverás con una peli rusa? Venga, que si y luego nos lo cuentas...Un abrazo.

Dona invisible ha dit...

Nuria, cambió muy rápido. Pero al principio fue un gran choque cultural y esa sensación no se me va de la mente, aunque el resultado final fuera muy positivo, como en realidad lo fue.
Cuando tengo un ratito continuo con mi relato. Esto también me sirve a mí para poner en orden las ideas y para no olvidar.
Besitosssss

Dona invisible ha dit...

És que no hi havia per on agafar-la, la casa! Era tot destarotament, males olors i brutícia. Però el factor humà ho canvia tot!
Una abraçada!

Dona invisible ha dit...

jeje, V, ese cosquilleo por la aventura nueva me duró algunos días todaviá. Luego una vez te situas, solo te queda vivir la experiencia! La verdad es que acababa muy cansada todos los días, pero satisfecha de lo vivido.
Jaja, peli rusa? A ver, acepto el reto. Pero no sé cuándo ni cómo! Off topic: me compré la primera temporada de una serie para poder verla con subtítulos rusos y practicar y ¿sabes cómo lo hacen? El doblaje consiste en que hablan a la vez inglés y ruso, !qué horror! Total, que la compré en vano. Bueno, sí, para practicar inglés!
Un abrazo

Zamarat ha dit...

Una llegada un tanto desalentadora, no cabe duda, pero eso también forma parte de los viajes. Me has recordado que aún no he visto "Melancholia"... Aiss!
Abrazo!

Dona invisible ha dit...

Zaramat, Melancholia es una buena película, llena de símbolos y referencias y con una estética y música excelentes! Pero hay que verla en un momento determinado, sin duda no cuando estás triste o deprimida.
La llegada fue desalentadora, pero eso pronto cambió.
Un abrazo y feliz domingo!